Home
Qhantir Qullu Qullu
Cruce 2012
Cruce Andes 2010
Entrenamientos
Cruce Andes 2009
Contacto
Encuesta
Libro de visitantes
Foro
Newsletter
Sitios Amigos
googlea45f5969ac3fd8e9




Qhantir Qullu Qullu

¿De donde proviene nuestro nombre?

No olvidar que todo nombre de persona, animal, planta o cosa no es palabra vana, pues al margen de portar un significado, encierra también una filosofía de vida. El significado de Los Andes es patrimonio cultural del pueblo Qulläna. Los Andes es un nombre aymara castellanizado que quiere decir "montaña que se ilumina". Este nombre deriva de los términos aymaras Qhantir Qullu Qullu utilizados por el pueblo Qulläna para expresar lo que sucede en las altas montañas que, a la salida del sol, son las primeras en iluminarse, y a la puesta del astro rey, las últimas en recibir sus rayos, fenómeno común, por ejemplo en los Pirineos, entre España y Francia y cuyo significado es muy parecido, "Montaña de Fuego".

"El pueblo que habita un paisaje geográfico bautiza su tierra y su territorio". Sabiendo esa realidad y siguiendo la huella de los nombres se puede establecer la grandeza de esta lengua y del pueblo que habitaba casi toda la parte occidental de Sudamérica, vale decir desde la actual Colombia, hasta Argentina y Chile, desde las costas del Pacífico hasta Uruguay, sobre el Atlántico.

Los abuelos del tiempo de la invasión española, a simple demanda, muy fácilmente habrían contestado "Qhantir, Qullu Qullu Sutiniwa". El español, no pudiendo pronunciar "Qhantir", apenas había anotado "Anti" y luego, como se trataba de varias montañas pluralizó el término a "Antis". Más tarde lo había llevado a la fonética castellana Ande y su plural Andes, término torcido y retorcido del Qhanti que hoy pervive sin tener ningún significado en el idioma español.



Además sabias que...

En la actualidad existe una cantidad muy grande de topónimos aymaras castellanizados y nombres aymaras con anteposición de santos y vírgenes cristianos, que pierden su significado. La lengua aymara de hoy es la sucesión legítima de la lengua Qulläna, portadora de la cultura y civilización de Taypiqala o la megalítica Tiwanaku. Es la conservadora de secretos antiguos y capaz de revelar los hechos inexplicables llamados misterios. Sólo la Antroponimia Aymara nos reconoce la Patronimia , y sólo la Toponimia nos atribuye el patrimonio como herederos legítimos de todo lo natural y cultural en las montañas del Qhanti y sus estribaciones, señala el investigador.

"El pueblo que habita un paisaje geográfico bautiza su tierra y su territorio". Sabiendo esa realidad y siguiendo la huella de los nombres se puede establecer la grandeza de esta lengua y del pueblo que habitaba casi toda la parte occidental de Sudamérica, vale decir desde la actual Colombia, hasta Argentina y Chile, desde las costas del Pacífico hasta Uruguay, sobre el Atlántico.

En Colombia, por ejemplo, se encuentran muchos nombres como Bogotá que es corruptela de Wak'ata o de lo sagrado; Cúcuta es corruptela de Kuku-uta o casa endemoniada; Bucaramanga es Wak'armanqha o la profundidad sagrada. Cundinamarca es Kunturi marka o pueblo de cóndores. En el Ecuador, Perú y Bolivia hay miles y miles de nombres aymaras que perduran en sus sitios. En el Brasil o norte de Bolivia existe el territorio del Acre que es Akïri o el demostrativo de Este. Caucho o el árbol que produce goma, fue conocido con el nombre aymara de Q'awchu o q'auchi (gomoso, elástico, masticable). Los españoles lo castellanizaron a Caucho.

En Uruguay, su mismo nombre proviene del aymara Uruway, una exclamación que significa "¡Qué día que es! ¡Qué día!". Esa exclamación se pronunciaba en los tres meses del solsticio de primavera, cuando el sol alumbra en el hemisferio sur y sale de la región donde se encuentra Uruguay. Durante este tiempo las lluvias vienen, los campos reverdecen y florecen. Entonces el pueblo Qüllana de la región exclamaba ¡Suma Uruway!, lo cual quedó como topónimo de la región.

En el Paraguay, los nombres aymaras describen exactamente las características de la región. Así, Paraguay es corruptela de Pharaway o ¡Qué seco es!, Chaco es corruptela de Chaqu o campo abierto en medio de la selva; Paraná es corruptela de Pharana o en el secano.

En la Argentina permanecen miles de nombres aymaras como Pampa que sigue siendo pampa o llanura; Tucuman es contracción de Tukuymana o fin/término; Catamarca es corruptela de Katarmarka o pueblo de serpientes; Humahuaca es corruptela de Umawak'a o agua sagrada; Jujuy sigue siendo Jujuya o evaporación de aguas termales; Aconcagua viene de Janq'uqhawa o caparazón blanco.

A lo largo de la costa del Pacífico hay cientos de nombres aymaras que perduran, por ejemplo Pumaire que es corruptela de Pumiri o paraje del puma. Quillota que viene de Q'illu-uta o casa amarilla; Valparaiso es corruptela de Wallpara o crianza de gallinas; Talcahuano, viene de Tawkawanu o guano quemado y liviano. De esta manera podríamos llenar varias cuartillas estableciendo el origen aymara de muchos nombres americanos demarcando en cada caso un hito en el dominio del pueblo Qulläna en el continente.





casino Contador De Visitas
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=